Volver a Atrás

Hoy escribo esta carta recordando cada día lo afortunada que soy, en especial un 16-septiembre, ese día mi marido y yo logramos ver luz dentro de tanta oscuridad. Nos hablaron de una asociación "aro" ahí comenzó nuestro camino.

Es tanta la paz que recibes, comprensión, humanidad. Cuando crees que todo se te desborda que no existe otra solución, te tienden las manos sin pedir nada a cambio, solo compensación con lo que recibes, de unos monitores que antes han vivido lo mismo que tu, eso te tranquiliza mas porque saben cómo te encuentras realmente, el tiempo pasa y vas creciendo como persona y ves como tu pareja, te coge de la mano y sube escalones contigo, es un milagro. Cada grupo por el que pasas te gusta más porque te lo dan todo, nunca tendré vida para agradecer todo lo que han hecho por nosotros, que siguen luchando por todas las personas que vienen y nunca se dan por vencido, eso para mí es magia. También me gustaría agradecer tanto a esa persona que ha luchado tanto por mantener este sitio en pie, ´´Cristóbal``, y a cada uno de los monitores que hemos tenido, una vez más mil gracias por todo. Bueno sin más un beso de corazón para todas las personas que están en aro.

Gracias.