Volver a Atrás

Huelva. Viernes 5 de Diciembre de 2014.

Querido Doctor Cristóbal Gangoso y estimados compañeros de ARO.

Escribo estas letras hoy viernes. Me he querido dar un poco de tiempo para asimilar y procesar la maravillosa experiencia que me brindasteis ayer, compartir con vosotros una sesión de terapia.

Una terapia nueva, distinta, cercana y dulce pero a la vez intensa, cruda y realista. Una terapia seguramente impensable para la mayor parte de los profesionales que dedican su tiempo a estos menesteres y que magistralmente dirige vuestro inestimable director técnico D. Cristóbal Gangoso Aragón que, haciendo gala de toda su profesionalidad y todo su buen saber hacer, ha conseguido coordinar y organizar a un grupo tan numeroso de personas con problemáticas tan dispares sin que, en ningún momento, nadie estorbe a nadie y todo el mundo enriquezca a todo el mundo.

Una terapia participativa, emotiva y sincera que va mas allá de buscar la solución inmediata a los problemas de cada uno y que, creí percibir, pretende enseñar a vivir asumiendo con entereza y naturalidad nuestro bagaje y nuestras limitaciones aportando las herramientas precisas para gestionar el dia a dia desde un punto de vista distinto y libre de dramas para conseguir hacer de todos mejores  personas, personas felices que aprenden cada semana a enfrentarse a la vida con su mejor sonrisa y ayudando a hacer una sociedad mejor.

En mi nombre y en nombre de GRUTEAR, la asociación a la que represento y pertenezco GRACIAS.

Gracias por todo lo que de vosotros me habéis dado y que con tanta ilusión me llevo para casa, gracias por vuestra generosidad al compartir vuestra maravillosa veteranía con una asociación más joven y con mucho por aprender pero con muchas ganas y muchos proyectos para, en su momento, poder al igual que vosotros cumplir los 40 con la dignidad y el espíritu con el que vosotros  los estáis cumpliendo en ARO.

Voy a poner todo mi empeño en que esto que comenzó ayer en forma de una experiencia inolvidable no quede aquí y sea solo el comienzo de un camino juntos donde podamos aprender unos de otros, donde podamos trabajar juntos en el empeño mutuo de dignificar y normalizar los problemas que un día nos trajeron aquí y que tantas reticencias sociales implican, donde estemos abiertos a la colaboración mutua en las cuestiones que puedan surgir. Un camino que en definitiva nos haga, al igual que vuestra entrañable terapia, más grandes, más capaces, mas versátiles y mejores asociaciones.

Recibid mi agradecimiento desde lo más hondo de mi corazón, sois una gente fantástica.

Gracias.

Roberto González.

Delegado de Relaciones Institucionales y Divulgación de Grutear.